Precauciones de manejo

Cuidado de la cámara

  • La cámara es un instrumento de precisión. No la deje caer ni la someta a golpes.
  • La cámara no es sumergible y no se puede utilizar bajo el agua.
  • Para maximizar la resistencia de la cámara al polvo y a las salpicaduras, mantenga firmemente cerradas la tapa de terminales, la tapa del compartimento de la batería, la tapa de la ranura de la tarjeta y todas las demás tapas.
  • Esta cámara se ha diseñado para que sea resistente al polvo y las salpicaduras, con el propósito de evitar que penetren en su interior la arena, el polvo, la suciedad o el agua que caigan sobre ella accidentalmente, pero es imposible evitar por completo que penetre polvo, suciedad, agua o sal. En lo posible, no permita que entre polvo, suciedad, agua o sal en la cámara.
  • Si entra agua en la cámara, séquela con un paño seco y limpio. Si entra suciedad, polvo o sal en la cámara, límpiela con un paño limpio y húmedo bien escurrido.
  • Usar la cámara en lugares donde haya polvo o suciedad puede provocar daños.
  • Es recomendable limpiar la cámara después de usarla. Si se permite que quede suciedad, polvo, agua o sal en la cámara, es posible que se produzca una avería.
  • Si, por accidente, deja caer la cámara al agua o le preocupa que haya penetrado humedad (agua), suciedad, polvo o sal en su interior, consulte inmediatamente al centro de asistencia de Canon más próximo.
  • Nunca deje la cámara junto a dispositivos con un campo magnético fuerte, como un imán o un motor eléctrico. Evite también usar o dejar la cámara cerca de cualquier dispositivo que emita fuertes ondas de radio, como una antena de grandes dimensiones. Los campos magnéticos fuertes pueden causar averías de la cámara o destruir los datos de las imágenes.
  • No deje la cámara en lugares demasiado calurosos, como el interior de un coche expuesto a la luz directa del sol. Las altas temperaturas pueden producir averías.
  • La cámara contiene un sistema de circuitos electrónicos de precisión. No intente nunca desmontarla.
  • No bloquee el funcionamiento de la cortina del obturador con un dedo u otros objetos. Si lo hace, puede provocar una avería.
  • Utilice únicamente un soplador disponible en el mercado para limpiar el polvo del objetivo, el visor u otras partes. Para limpiar el cuerpo de la cámara o el objetivo, no utilice limpiadores que contengan disolventes orgánicos. Si se encuentra con algún tipo de suciedad de difícil eliminación, lleve la cámara al centro de asistencia de Canon más próximo.
  • No toque los contactos eléctricos de la cámara con los dedos. Así evitará que los contactos se corroan. La corrosión de los contactos puede provocar que la cámara deje de funcionar correctamente.
  • Si la cámara se traslada repentinamente de un entorno frío a uno caliente, puede producirse condensación de agua en la cámara y en partes internas. Para evitar la condensación, coloque la cámara en una bolsa de plástico con cierre hermético y permita que se adapte a esa temperatura más cálida antes de sacarla.
  • Si se forma condensación en la cámara, para evitar daños no utilice la cámara ni quite el objetivo, la tarjeta o la batería. Antes de reanudar el uso, apague la cámara y espere a que la humedad se haya evaporado por completo. Aunque la cámara esté completamente seca, si su interior continúa estando frío, no quite el objetivo, la tarjeta o la batería hasta que la cámara se haya adaptado a la temperatura ambiente.
  • Si no va a utilizar la cámara durante un período de tiempo prolongado, extraiga la batería y guarde la cámara en un lugar fresco, seco y con buena ventilación. Aunque la cámara esté guardada, presione el disparador unas cuantas veces de vez en cuando para comprobar que la cámara aún funciona.
  • Evite almacenar la cámara en lugares donde haya productos químicos que provoquen óxido o corrosión, como un laboratorio.
  • Si la cámara no se ha utilizado durante un período de tiempo prolongado, compruebe todas sus funciones antes de utilizarla. Si no ha utilizado la cámara durante cierto tiempo o tiene prevista una sesión fotográfica importante, como un viaje al extranjero, llévela al centro de asistencia de Canon más cercano para que la revisen o compruebe usted mismo que funciona correctamente.
  • Es posible que la cámara se caliente después de realizar disparos en serie repetidamente o de disparar o grabar vídeo durante un período prolongado de tiempo. Esto no es una avería.
  • Si hay una fuente de luz brillante dentro o fuera del área de imagen, es posible que se produzcan imágenes fantasma.

Pantalla y visor

  • Aunque la pantalla y el visor se fabrican con tecnología de muy alta precisión con más del 99,99 % de píxeles efectivos, es posible que el 0,01 % de los píxeles, como máximo, estén inactivos; además, puede haber puntos negros, rojos o de otros colores. Esto no es una avería. Estos píxeles no afectan a las imágenes grabadas.
  • Si se deja encendida la pantalla durante un período prolongado de tiempo, puede que haya quedado marcada la pantalla si ve restos de lo que se estaba mostrando. No obstante, esto es solo temporal y desaparecerá si no se utiliza la cámara durante unos días.
  • Es posible que la visualización en la pantalla parezca ligeramente lenta a bajas temperaturas o que la pantalla se muestre en negro a altas temperaturas. Volverá a la normalidad a temperatura ambiente.

Tarjetas

Para proteger la tarjeta y sus datos grabados, tenga en cuenta lo siguiente:

  • No deje caer la tarjeta, no la doble ni la moje. No la someta a una fuerza excesiva, a impactos físicos ni a vibraciones.
  • No toque los contactos electrónicos de la tarjeta con los dedos ni con nada metálico.
  • No adhiera pegatinas, etc. a la tarjeta.
  • No almacene ni utilice una tarjeta cerca de dispositivos que tengan un fuerte campo magnético, como un televisor, unos altavoces o unos imanes. Evite también los lugares que puedan tener electricidad estática.
  • No deje la tarjeta a la luz directa del sol ni cerca de una fuente de calor.
  • Guarde la tarjeta en un estuche.
  • No almacene las tarjetas en lugares polvorientos, húmedos o demasiado calurosos.

Objetivo

  • Después de desmontar el objetivo de la cámara, deje el objetivo con el extremo posterior hacia arriba y coloque la tapa posterior del objetivo para evitar que se rayen la superficie del objetivo y los contactos eléctricos (1).

Manchas en el sensor de imagen

Además del polvo que entre en la cámara desde el exterior, de manera infrecuente, es posible que se adhiera lubricante de las piezas internas de la cámara a la parte delantera del sensor. Si hay manchas visibles en las imágenes, haga limpiar el sensor en un centro de asistencia de Canon.

Batería

Sugerencias para usar la batería y el cargador de batería

  • Almacene en un lugar fresco, seco y bien ventilado.
  • Cuando la batería permanezca guardada durante largos periodos de tiempo, cárguela una vez al año.
  • Cuando cargue la batería, intente cargarla al 50 % aprox. en lugar de cargarla por completo ().
  • A temperatura ambiente (23 °C/73 °F), una batería agotada tarda unos 60 minutos en cargarse al 50 % aprox. El tiempo de carga de la batería varía enormemente según la temperatura ambiente.
  • Si la batería no se utiliza durante un periodo de tiempo prolongado, las trazas de corriente que siguen fluyendo en su interior cuando se retira de la cámara podrían provocar una sobrecarga que no permitiría el uso de la cámara, aún después de su carga.